sábado, 6 de febrero de 2010

Talk Show

. Los programas favoritos de Mimadre son los Talk Shows. Es algo que mira para realizar una pausa entre la traducción de antiguos textos helenísticos y alejandrinos, el dictado de clases, el análisis comparativo, la presentación de proyectos, la traducción de textos griegos, el seguimiento de doctorandos e ir a la verdulería.
. Su favorito era el gran programa de Lia Salgado, pero la bastardización del género por conductoras como Moria Casán, hizo que este tipo de programas se eliminen de la oferta televisiva argentina y tuvo que recurrir al final de la grilla de canales, donde en este momento se empacha de Verdetto Finale (RAI Uno - Italia) y El Diario (Antena 3 - España).

. Cierto día, caminaba desde mi habitación hasta el comedor y cuando paso por la puerta de su habitación, tuve que detenerme en seco ante tan trágica escena. Allí estaba Mimadre como nunca la había visto, sentada en la cama, sola, con los ojos rojos de tanto llorar y un pañuelo blanco -tomado con ambas manos- sobre la boca para reprimir los desgarradores lamentos. Nunca la había visto tan desgraciada, tan indefensa ni tan abrumada por el dolor. Estás bien, le pregunté. Su única reacción fue mover sus ojos para mirarme, sonarse la nariz y sollozar. A medida que me acercaba para que me cuente qué cosa tan trágica apenaba su corazón, mi cabeza buscaba qué gran desgracia podía poner a Mimadre de esa manera y por qué no había ido a compartir su dolor con nosotros que estábamos en la casa. ¿Se habrá separado de papá? ¿pasó un accidente en el que murió un familiar muy cercano o un amigo? ¡qué malestar puede hacer que una persona se sienta tan apesadumbrada!
. Me senté a su lado, le apoyé una mano en el hombro y volví a preguntar qué es lo que pasaba y por qué estaba tan mal. Con el pañuelo todavía en la boca y entre sollozos me dice, ininteligiblemente "esh de nto ika mas desnos iva y lica no iere ver-la". Por un microsegundo pensé en aquellos capítulos en que La Chilindrina llora y no se entiende lo que dice cuando le preguntan. Nunca había visto a alguien que le pasara esto en la vida real, pensé que solo era algo de chicos; pero ahí estaba Mimadre, con un dolor tan profundo en el pecho que no la dejaba articular palabra alguna. Le tomé las manos que sostenían el pañuelo frente a su boca y las bajé lentamente, al mismo tiempo que le decía que me repitiera porque no entendía lo que me estaba diciendo. Ella señalo hacia adelante, yo me di vuelta y vi el televisor, y me di cuenta de que estaba encendido, y vi la cara de Franco Bagnato, y vi el zócalo que rezaba "Gente que busca gente", y luego vi a una señora llorando en una silla, y escuche a mi madre que me repetía "Es que no ve a su hija desde hace mas de diez años y ahora su hija no quiere verla". Y se largó a llorar nuevamente, desconsolada.

5 comentarios:

Malhumoretti y Neptuno dijo...

"esh de nto ika mas desnos iva y lica no iere ver-la"

eso es resumir los sentimientos en una frase.

mara dijo...

ajajajajajjajaj
KARIIIIIINAAAAAAAAAAAA
ay esos programas. si querés llorar, llorá

mara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nadasepierde dijo...

Confieso que alguna vez vi ese programa y que los reencuentros me sacaron un lagrimon.
Y si, uno es sensible, tampoco la pavada, ni que fuéramos de plástico!

de paso uno aprovecha y llora por todo lo que lleva dentro y por los males del mundo... algo asi como limpieza interior.

un beso

no importa quien soy dijo...

JAJAJAJAJAJAJA!!!!!!!
Tremendo!!!

Yo una vez lloré también viendo a "gente que busca gente"... aprovecho el anonimato que me da internet para confesarlo!!!!!!!

Abrazo

¡Si te gustó lo que leiste, compartilo!